Siguiendo con mi vena poética, o lo que es lo mismo… Cosas que luego me avergonzaré de haber colgado.

Ven, y quiebra de un golpe

el aire que me envuelve.

Irrumpe con un grito,

sin un permiso, ni un perdón.

Acércate y desgarra mi sombra,

con el filo de una navaja

o con el abismo afilado

de tu piel contra la mía.

Deja pasar la luz del sol,

que ardan los colores

y revienten en el aire

de carmín y de turquesa,

como flores en las estrellas.

Anuncios